Sobre TAL COMO FUE y El taller

En primer lugar me gustaría explicarte que es TAL COMO FUE: es una marca de artesanía, pero una muy especial, pues cada pieza surge desde el diseño hacia la artesanía y vuelve al diseño. ¿O es al revés? En realidad es difícil saberlo, pues TAL COMO FUE es ambas cosas y no se sabe donde empieza una y acaba otra.

El taller está ubicado en Montcada i Reixac, una población un tanto extraña por su origen y urbanismo dividido por los trazados del tren. Pero es muy acogedora y desde el taller se puede ver las montañas. Así es como me gusta trabajar, cerca de la naturaleza.

El taller es un espacio alto y blanco. Está dividido en dos zonas: la zona de producción a ras de suelo, con estanterías, mesas, un torno, el horno... y la oficina, instalada en un altillo, con una pequeña biblioteca de tomos de diseño y cerámica.

Slow Life Design

A menudo la palabra lentitud tiene unas connotaciones negativas. En esas ocasiones los efectos beneficiosos de una actitud pausada, bien razonada y segura quedan en un segundo plano.

No siempre es bueno tomar decisiones a la carrera, controladas por el azar. La multitarea no parece que pueda desembocar en buenos resultados; más bien mediocridad en todas sus facetas. Incluso, la inactividad no tiene que ser sinónimo de vacío. La actitud contemplativa nos integra en el medio y puede ser el refugio de las ideas brillantes que nos ayuden a crecer como personas.

Inspirada en el movimiento Slow Food, en los últimos años ha surgido el Slow Life Design, una filosofía que busca:

  • Recuperar el diseño hecho con mimo y sin estridencias.
  • Invertir en investigación y ensayo del impacto.
  • Tener en cuenta lo local y la cultura como fuente de inspiración.
  • Retomar el diseño centrado en la estabilidad y la sostenibilidad.

Diseñar para vivir

En cuanto al concepto detrás de cada pieza lo lento también es importante. Quiero pensar en cada una de ellas, para que van a ser usadas y el impacto que van a tener en todos los aspectos. El medioambiente es importante, pero sobre todo quiero producir piezas que sirvan para algo. Han de ser piezas altamente funcionales, que trasmitan mimo y suavidad. Que te ayuden de alguna manera y soluciones problemas o los hagan más livianos.

Si bien no se trata de una vuelta a lo tradicional, pienso que es importante tener como referencia otros tiempos y sobre todo otras culturas (y no en lo estético, o al menos no solo) las cuales no han tenido la influencia de la tecnología y que siguen haciendo todo de una manera más lenta y sosegada. Yo recuerdo el contraste de mi infancia entre la ciudad y el pueblo. El pueblo era más flexible en horarios y tempos. Esto hacía que viviera todo con más intensidad y lo recuerde todo más feliz. Si tenemos vivencias superficiales no sirven de nada.

En TAL COMO FUE intento canalizar a través del diseño y la artesanía esas vivencias potenciales. Pero de nada sirve si los objetos se quedan en las vitrinas, tenemos que sacar la mantelería buena, la vajilla buena y ese juego de té tan chulo y disfrutarlos con nuestros amigos, con nuestras parejas y con nuestra familia.


Sobre mi

Mi nombre es Adrián, y soy el artesano y diseñador que está detrás de esta marca. Nací en León (aunque siempre he tenido alma de asturiano) y me trasladé a Barcelona en 2010 para estudiar Arte y Diseño en la Escuela Massana.

Allí descubrí una pasión por las artes aplicadas, y entre mi trabajo a media jornada como hombre orquesta (diseñador, programador, etc) en un par de empresas acabé mis estudios. Y ahora, dos años después de terminar la carrera (durante los cuales he trabajado como director de arte en una empresa tecnológica) he emprendido esta aventura.

Soy un idealista, intento usar la menor cantidad de plástico en mi día a día (sobre todo de los productos envasados) e intento ser coherente a ese respecto como emprendedor.